No todo es cuestión de medidas, colores o estampados. Conoce las características que determinan la calidad de las sábanas.




Cuando llega el momento de comprar un nuevo juego de sábanas, el abanico de opciones es tan grande que puede marearte. La cantidad de hilos, la textura, los materiales y la resistencia son algunos de los puntos importantes a tener en cuenta. ¿Pero cómo sabemos realmente si una sábana es buena? En esta nota, los expertos de la firma de textiles despejan todas las dudas.





Cuando llega el momento de comprar un nuevo juego de sábanas, el abanico de opciones es tan grande que puede marearte. La cantidad de hilos, la textura, los materiales y la resistencia son algunos de los puntos importantes a tener en cuenta. ¿Pero cómo sabemos realmente si una sábana es buena? En esta nota, los expertos de la firma de textiles despejan todas las dudas.
  •  Cuando una tela para sábanas tiene más de 144 hilos por pulgada cuadrada significa que tiene una terminación fuerte, y que va a ser más suave y delicada. Este tipo de tela suele tener una textura aterciopelada.
  • El algodón y el poliéster son los materiales más utilizados para hacer sábanas. Las telas para la cama pueden estar fabricadas con una mezcla de ambos o solamente con algodón al 100%. Esta última opción resulta mucho más suave y tensa comparada con las que se fabrican con mezclas. Además, no producen pelusas ni electricidad estática.
  •  Para las personas con poco tiempo para dedicarle a las tareas de la casa es preferible pensar en términos prácticos. Para ellas lo recomendable son las sábanas cuyas telas superan los 180 hilos, fabricados en mezcla de poliéster y algodón a proporciones iguales. Son productos de alta calidad -lo cual asegura una larga duración- y además son fáciles de lavar, se secan rápido y pueden ser planchadas con facilidad.
  •  Las propiedades de las telas de algodón son muchas. Por la estructura molecular de este tipo de fibras naturales es más sencillo remover la humedad. El aire se mueve fácilmente a través de las fibras y eso da una sensación más agradable.
La selección de este tipo de algodón es rigurosa, mediante el peinado de las fibras más finas. Así se obtiene un tejido suave, brillante, fuerte y duradero, que es sometido luego a un proceso de mercerizado para mejorar aún más la regularidad de sus fibras.
El resultado final es un tejido de calidad excepcional que proporciona máximo confort para el descanso y ofrece un tacto inigualable. En verano son frescas y en invierno son cálidas, dando siempre una sensación de lujo y suavidad en la piel. Por su textura son las sábanas ideales para personas alérgicas o con piel sensible.